VILARIÑO Y BENEDETTI EN VIAJE ETERNO

 Por Reinaldo Edmundo Marchantbenedetti

La lúdica coincidencia comenzó en el año 1920, fecha en que casualmente llegaron al mundo dos grandes poetas y escritores de Sudamérica: Idea Vilariño y Mario Benedetti.

Los dos, codo acodo a con la poesía y la narrativa, los sueños y las luchas, caminaron juntos ochenta y nueve años: ambos pertenecieron al grupo de Sigue leyendo

ASTRID FUGELLIE

El cielo, la tierra y los seres humanos, como ontología y cosmovisión.

Antología de 40 años 

                                        Por Jaime Valdiviesoportada-astrid1

Tal vez el contacto desde los primeros años con las últimas etnias de nuestra tierra más austral, le permitió a Astrid Fugelli, adquirir un especial sentido de la vida y de los seres humanos, de manera que no es difícil percibir en esta antología de cuarenta años de escritura, una original percepción de lo que consideramos una triada: el cielo, la tierra y los seres humanos, junto con los misteriosos signos que ocultan esta triada. que en cada libro va ahondando y descubriendo nuevos misterios, culminando en sus tres últimos donde su poesía descubre un original sentido de la vida, de los objetos y los seres humanos.

En alguna ocasión me habló Astrid de su admiración por el poeta Efraín Barquero, especialmente de su libro, Enjambre , libro que a su vez recoge la Sigue leyendo

FUENTES DE AGUA, FUENTES DE SAL

(Acerca de la imagen del agua que comparten Ofelia, La Amortajada y Mª Luisa Bombal)

Marco Aurelio Rodríguez

  ophelia-oleo-sobre-lienzo            

    -Y el poeta nos dice que en la noche estrellada

Vienes a recoger las flores que cortaste,

Y que ha visto en el agua, recostada en sus velos,

Como una gran flor de lis, la blanca Ofelia flotar

(Arthur Rimbaud)

I

Ofelia, desde mucho antes que Shakespeare, alude al sueño de la princesa dormida, sumida en las aguas de los bosques encantados. Prometida del atormentado príncipe Hamlet, enloquece cuando éste, por confusión, mata a Sigue leyendo

Vincent van Gogh

EL LOCO DEL PELO ROJO

                              (Por Reinaldo Edmundo Marchant)

vincent-van-gogh1Uno de los artistas más fascinantes de la historia universal es el pintor Vicent van Gogh (1853-1890, Holanda). No lo es puramente por su legendaria oreja mutilada, que cercenó luego del altercado  que sostuvo con su amigo Gauguin, y que corrió a dejarla a una prostituta para demostrar a su colega su arrepentimiento: horas antes había amenazado matarlo con una navaja, la misma que utilizó para arrancar su lóbulo. “El loco del pelo rojo”, como llamaban a van Gogh, resulta un artista alucinante porque vivió de manera auténtica y de espaldas a las normas fetiches de la Sigue leyendo

Mauricio Barrientos

El agua otoñal del mar es una lagartija

A propósito del poemario Las estrellas fijan su residencia en los arroyos, de Mauricio Barrientos

Por marco A. Rodríguez

portada-barrientos1Si suscribimos el juicio de Gastón Bachelard ―autor de La poética del espacio― de que la imagen crea la realidad, y, sobre todo, su premisa de que “la materia es el inconsciente de la forma”, ya los títulos de algunos libros nos disponen a una funcionalidad poética y humana decisiva, aquello que para el francés representa “la llamarada del ser en la imaginación”. Pubis angelical nos complace con imágenes de crisálida impoluta, aliento y expresión de las cosas (que eso representa la condición del aire), hálito de frescura, belleza, levedad y gracia, y cuya extrema delicadeza se condice, eso sí, con la excreción de mundo que enturbia la obra de Puig. Cartas para reinas de otras primaveras (de Jorge Teillier) es un caso de ensoñación en plena honestidad con su mundo.

Las estrellas fijan su residencia en los arroyos, rúbrica del libro del poeta chileno Mauricio Barrientos, desaviene la fluidez alusiva del agua en esa permanencia de estrellas fijas que plantea, como si la figura de felicidad que nos diera fuera estática, y doloroso y de ausencia su sentido vital. “De los cuatro elementos, sólo el agua puede acunar” ―dice Bachelard―, pero la resonancia de este símbolo puede variar, por ejemplo, de acuerdo a la vastedad o largueza de los mundos que irrumpan, afloren o escurran. Tenemos que el Sigue leyendo

Mario Benedetti y Reinaldo Marchant

Mario Benedetti

Uno de los escritores más maravillosos y solidarios que he conocido ha sido Mario Benedetti, el gran escritor uruguayo, hoy muy afectado de salud y que, no obstante sus 87 años, en el lecho de enfermo continúa creando, fiel a su prolífica creación literaria, que han aportado a la cultura y la imaginación sesenta y siete obras en todos los géneros de la escritura.

Lo había conocido fugazmente en un congreso de escritores en la época de la dictadura, en España, pero donde establecí una profunda amistad con él fue en 1994, cuando residí en Montevideo en calidad de agregado de cultura y prensa de la embajada de Chile.

Innumerables ocasiones visité su departamento en la mítica Avenida 18 de Julio con Ejido, ubicado en pleno centro de Montevideo. El trato que teníamos era simple: él me esperaba en su taller rodeado de miles de libros y yo me dejaba caer con un par de botellas de vino tinto, del bueno. Nos quedamos hasta muy tarde practicando esa bella cultura rioplatense de la cual nosotros carecemos: charlar. En otras ocasiones partíamos a caminar a la Rambla, para terminar siempre en un boliche compartiendo conversaciones interminables.

El gran escritor uruguayo es muy cercano a la gente, no sabe de pose ni de farándula, puede acoger y encontrarse con un literato de renombre como con un joven poeta que empieza a dar sus primeros pasos en el oficio de las letras.

Benedetti sufría de asma. Para el tenaz invierno uruguayo, partía al verano de las Palmas, España. El último tiempo, por problemas de salud, se fue quedando en su país natal. Hace unos años, fue operado del corazón, y cuando lo llamé para saber como estaba, me dijo que después de la operación se le había desaparecido el asma pero quedó con un molestoso hipo …

No le resultó fácil su consagración como insigne escritor. Debió auto publicar sus primeros ocho libros, con créditos que personalmente tomaba con los bancos. Luego vino esa pequeña obra maestra, La Tregua, texto que contó con una excelente acogida en Uruguay; sin embargo se trató de un éxito local, que no traspasó fronteras.

Cuándo la dictadura uruguaya lo mandó al exilio de Argentina y Perú, el mismo Benedetti reconoce que ese hecho, por la connotación política y cultural, lo hizo conocido y posibilitó que sus libros fueran tomados en cuenta, Sigue leyendo