Literatura Infantil

PROVERBIOS Y CANTARES

Antonio Machado

XLI

Bueno es saber que los vasoscantares

nos sirven para beber:

lo malo es que no sabemos

para qué sirve la sed.

XLIV

Todo pasa y todo queda,

todo lo nuestro es pasar,

Pasar haciendo caminos,

caminos sobre la mar.

************************************************************

“El Inspector Negrito” de Yvonne J. Loyola

Por Amante Eledin Parraguez

portada-actual-inspector-negrito La enseñanza del lenguaje y la motivación e interés de los niños y niñas por la lectura es un tema de especial relevancia para los profesores y para los padres de hoy. Existen distintos tipos de dificultades, pero así también hay elementos ventajosos y alentadores que significan mayor contenido y significado para la lectura escolar.

Un hecho alentador es la existencia de algunos libros de literatura infantil de calidad, que se publican porque son producto de la imaginación, de la creación asociada a deseos y sueños de construir un mundo más armónico justo y hermoso. Aparte de los clásicos, estos libros nos animan, nos alientan y nos hacen disfrutar de la lectura. Uno de estos libros con los que me he encontrado en todos mis años trabajando como profesor de enseñanza básica, es “El Inspector Negrito”, escrito por Yvonne J. Loyola, una autora chilena  radicada en Alemania, país de grandes filósofos y poetas como Hölderlin;  de bosques y castillos; tierra vecina a Dinamarca, donde nació el gran Hans Christian Andersen, o “el abuelo de todos” como lo calificara Augusto D’Halmar. Uno podría pensar que ella se ha inspirado en esos paisajes y tradiciones, sin embargo su paisaje corresponde al propio suyo, al de su infancia, al de sus propios sueños y recuerdos: Melipilla; es ahí donde transcurre la historia. Este libro, publicado en Barcelona pronto llegará a Chile; porque la buena literatura trasciende todo tipo de fronteras, relata las peripecias en la vida de los gatos. Yo diría que es una fábula que también nos trata de decir algo sobre las propias peripecias de los humanos. En un lenguaje metafórico y alegórico contiene las experiencias por las que cualquiera de nosotros podría haber pasado en algún momento. Es una historia para niños, que también pueden disfrutar los grandes, escrita en un lenguaje sencillo, muy propio de nuestra idiosincrasia, de nuestros modismos, de nuestras expresiones y costumbres.  El relato parte desde un hecho muy cotidiano, que pronto se transforma en un drama, como es el no regreso a casa de uno de una de las protagonistas y la preocupación de su familia y de sus pares. Algo que ocurre en la vida y, bastante a menudo, es lo que desencadena la acción. Como la fábula trata sobre la vida de los gatos, un animal íntimamente relacionado con los humanos, resulta muy atrayente para el interés de los niños, hoy en día muy permeables y sensibles con la situación que viven muchos animales en extinción, que son maltratados o simplemente ignorados por los seres humanos co-habitantes del planeta. Muchos niños expresan su afectividad y su sensibilidad a través del cuidado y preocupación por sus mascotas. Es una primera experiencia de amor y solidaridad con los demás seres vivos con quienes compartimos nuestro hábitat planetario y nuestro entorno más inmediato. Los gatos han sido parte de la familia desde tiempos muy remotos.

El Inspector Negrito es un libro que, además de entretener, propone temas más profundos, como la solidaridad entre los pares, la amistad, el amor, el respeto. Sus personajes representan aspectos importantes de la vida en sociedad, con sus distintos caracteres, sus modos de ser, de sentir y de actuar en momentos difíciles. Sus páginas contienen sueños y valores, pero no esconde los conflictos presentes en toda sociedad. Un aspecto notable de esta historia, es que presenta una situación de conflicto, pero sin perder la esperanza de una solución. Su lenguaje cotidiano se ve enriquecido por expresiones propias del mundo gatuno, que sin haberlas leído o escuchado antes, nos parecen familiares; otra riqueza en su lengaje narrativo: El libro se desarrolla desde una perspectiva muy humana y positiva, dejando al lector la posibilidad de que también participes con sus propias ideas, experiencias y emociones.

Un elemento importante, en un buen libro para niños y niñas, es que tenga ese poder de encantamiento que menciona María Angélica Edwards en su libro “La hora del cuento”. La gran tarea, a mi juicio, de la educación, es posibilitar a los alumnos y alumnas  la comprensión de su mundo y la búsqueda de su sentido. Esto parece tarea de filósofos e intelectuales, pero es más simple; se trata de que una de las actividades más importante de la escuela: La lectura, sea una experiencia grata, placentera, y que motive a los niños a niñas a seguir leyendo y amando los libros. Para eso deben existir buenas historias como la de “El Inspector Negrito”: un ser vivo (como un ser humano) de buen corazón, solidario y optimista.

*******************************************************

NIÑO

(Miguel Hernández)

Rueda que irás muy lejos.

Ala que irás muy alto.

Torre del día eres,

Del tiempo y el espacio.

Niño: ala, rueda, torre.

Pie. Pluma. Espuma. Rayo.

Ser como nunca ser.

Alborear del pájaro.

Eres mañana. Ven

Con todo de la mano.

Eres mi ser que vuelve

Hacia su ser más claro.

El universo eres,

Que gira esperanzado.

Pasión del movimiento:

La tierra es tu caballo.

Cabálgala. Domínala.

Y brotará en su casco

Su piel de vida y muerte

De sombra y luz, piafando.

Asciende, rueda, vuela,

Cre4ador de alba y mayo.

Alumbra. Ven. Y colma

El fondo de mis brazos.-

********************************************************

RONDA

                   Oscar Castro

Cuando tú digas luna, yo diré corazón.

Juguemos a la ronda del amor.

Cuando yo diga llanto, tú me dirás canción.

Juguemos a la ronda del dolor.

Cuando digas: “acogéme”, lloraré de emoción.

Juguemos a la ronda del perdón.

Pero un día tan sólo resonará mi voz.

La ronda del olvido, danzará el corazón.

Quemaré tu retrato, tu pañuelo y tu flor.

Y se acabó la ronda del amor.

***********************************************************

Romance de la infancia

Alejandro Galaz

 Trompo de siete colores,

Sobre el patio de la escuela,

Donde la tarde esparcía

Sonrisas de madreselvas,

Donde crecían alegres

Cogollos y yerbabuena.

Trompo de siete colores,

Mi corazón te recuerda.

Bailabas mirando el cielo,

Clavada la púa en tierra.

Fingías dormir inmóvil,

Dabas y dabas vueltas.

Y florecida en ti mismo

Danzaba la primavera,

Porque tu cuerpo lucía

Pinturas de flores nuevas.

Pedazo de alma fragante

De los peumos de mi tierra,

Que parecías un huaso

Llevando manta chilena;

Al son de tu propia música

-Bordoneo de vihuela-

cuando te hallabas cucarro

Sabías bailar la cueca.

Arco iris choapino,

Maestro de la pirueta.los_trompos2

Elefante diminuto,

Caballito de madera;

Al huir de nuestras manos

Que te ceñían la cuerda,

En la pista semejabas

Un carrusel  de banderas.

Trompo de siete colores

Mi corazón te recuerda,

Y en su automóvil de sueños

A contemplarte regresa.

¡ Y qué suavidades tiene

la ruta que el alma inventa

para volver a su infancia

que se quedó en una aldea!

**********************************************************

 HALLAZGO

Gabriela Mistral

 Me encontré a este niño

Cuando al campo iba:

Dormido lo he hallado

Sobre unas gavillas.

 O tal vez ha sido

Cruzando la viña:

Al buscar un pámpano

Toqué su mejilla.

 Y por eso temo

Que, al quedar dormido,

Se evapore como

Rocío en las viñas.

**********************************************************

 EL HOMBRE ALEGRE               

                                   Vicente Huidobro

No lloverá más,

Pero algunas lágrimas

Brillan aún en tus cabellos.

Un Hombre salta en el sol.

Sus ojos, llenos del polvo de todos los caminos

Y su canción no brota de sus labios.

El día se rompe contra los vidrios

Y las angustias se desvanecen.

 El Universouniverso-1

Es más claro que mi espejo.

El vuelo de los pájaros y el gritar de los niños

Es del mismo color,

                               Verde.

Sobre los árboles,

Más altos que el cielo,

Se oyen campanas al vuelo.

**********************************************************

LA BICICLETA

                         Miguel Arteche

En rueda está el silencio detenido,

y en freno congelado la distancia.vieja-bicicleta

¡Qué lejano está el pie, cómo se ha ido!

la infancia del pedal sobre la infancia.

El reino del volante sometido

se borra con la sed que hay en la llanta.

La mano que no está tiene un sonido

de tanta ausencia y cercanía tanta.

Cuán remota la edad que en ti palpita

con las velocidades de tu cita,

y qué rápida estás con ser tan quieta,

tan inmóvil pedal dormido ahora

por la lluvia de ayer que te evapora

tu perdida niñez de bicicleta.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: