Me gusta más cuando la sueño

de Reinaldo E. MarchantPortada libro Reinaldo

Para llegar a comprender con amplitud esta novela de Reinaldo E. Marchant hay que abrir este corazón de niño que todos tenemos, y que con el tiempo vamos olvidando, presionados y exigidos por las convenciones sociales; por las normas y manuales de buena conducta, a lo que en una sociedad de consumo como la nuestra, se van agregando otros elementos que más bien estimulan el egoísmo, el individualismo, la competencia, la intolerancia y la discriminación. Sigue leyendo

Las manos del amor

Portada Las manos...“Una historia de vida” por Ariel Fernández

Si usted quiere abrir las puertas de este libro, se encontrará con la humanización plena de cada palabra, cada silencio, reflexión, búsqueda de sí mismo, silencios que nunca callan, sueños tutelares de una sostenida esperanza de amar sin limitaciones ni opresiones ni sometimientos, hacer de la libertad una sublime Sigue leyendo

La noche oscura del alma

Marco Aurelio Rodríguez

Todos los escritores han sido influenciados por algo o por alguien y han marcado esa influencia (algunos más, otros demasiado) en su trabajo, sin embargo la narrativa de Marco Aurelio Rodríguez pareciera venir de otro planeta, de un horizonte remoto, lleno de espejismos, reverberante y fantástico.

En la introducción del libro de cuentos La noche Sigue leyendo

La Poesía de Jorge del Río

Por Editorial Amanuense Chile

Toda gran poesía es un ir hacia el hombre, hacia la humanización de la vida, que al parecer, va en sentido contrario. De alguna manera los poetas bregan por rescatar el Ser desde los infiernos; levantarlo desde el abismo, sacarlo de la temporalidad hacia un mejor sitio. Sigue leyendo

Mario Benedetti y Reinaldo Marchant

Mario Benedetti

Uno de los escritores más maravillosos y solidarios que he conocido ha sido Mario Benedetti, el gran escritor uruguayo, hoy muy afectado de salud y que, no obstante sus 87 años, en el lecho de enfermo continúa creando, fiel a su prolífica creación literaria, que han aportado a la cultura y la imaginación sesenta y siete obras en todos los géneros de la escritura.

Lo había conocido fugazmente en un congreso de escritores en la época de la dictadura, en España, pero donde establecí una profunda amistad con él fue en 1994, cuando residí en Montevideo en calidad de agregado de cultura y prensa de la embajada de Chile.

Innumerables ocasiones visité su departamento en la mítica Avenida 18 de Julio con Ejido, ubicado en pleno centro de Montevideo. El trato que teníamos era simple: él me esperaba en su taller rodeado de miles de libros y yo me dejaba caer con un par de botellas de vino tinto, del bueno. Nos quedamos hasta muy tarde practicando esa bella cultura rioplatense de la cual nosotros carecemos: charlar. En otras ocasiones partíamos a caminar a la Rambla, para terminar siempre en un boliche compartiendo conversaciones interminables.

El gran escritor uruguayo es muy cercano a la gente, no sabe de pose ni de farándula, puede acoger y encontrarse con un literato de renombre como con un joven poeta que empieza a dar sus primeros pasos en el oficio de las letras.

Benedetti sufría de asma. Para el tenaz invierno uruguayo, partía al verano de las Palmas, España. El último tiempo, por problemas de salud, se fue quedando en su país natal. Hace unos años, fue operado del corazón, y cuando lo llamé para saber como estaba, me dijo que después de la operación se le había desaparecido el asma pero quedó con un molestoso hipo …

No le resultó fácil su consagración como insigne escritor. Debió auto publicar sus primeros ocho libros, con créditos que personalmente tomaba con los bancos. Luego vino esa pequeña obra maestra, La Tregua, texto que contó con una excelente acogida en Uruguay; sin embargo se trató de un éxito local, que no traspasó fronteras.

Cuándo la dictadura uruguaya lo mandó al exilio de Argentina y Perú, el mismo Benedetti reconoce que ese hecho, por la connotación política y cultural, lo hizo conocido y posibilitó que sus libros fueran tomados en cuenta, Sigue leyendo