Las manos del amor

Portada Las manos...“Una historia de vida” por Ariel Fernández

Si usted quiere abrir las puertas de este libro, se encontrará con la humanización plena de cada palabra, cada silencio, reflexión, búsqueda de sí mismo, silencios que nunca callan, sueños tutelares de una sostenida esperanza de amar sin limitaciones ni opresiones ni sometimientos, hacer de la libertad una sublime experiencia entre dos mundos que se van diluyendo en la distancia, exilio de una comunicación persistente pero sin conocer esa conexión con el cada día, sólo preguntas y respuestas, por otra parte la cotidianidad de Verónica se sustenta en la trizadura de los días, el recuerdo y el ansia de una pasión revolucionaria que la estimula. Valores que nos ofrece como experiencia de vida y perfeccionamiento que la llevará a una lucha incansable para asumir la importancia de ser persona. Conque espiritualidad, el autor, nos acerca a la intimidad de cada ser en esa confraternidad periférica al límite. Verónica se hallará siempre presente como pobladora y habitante donde todo comienza hoy.

Al leer estas páginas hallamos esa profunda sabiduría de vida sustentada por el derecho de ser mujer, persona que habla y siente haciéndonos conocer el ámbito donde su yo, causa de ser, es la voz natural de la solidaridad en el amor al prójimo, la defensa por recuperar a los adictos a la pasta base y a la marihuana, la ayuda milagrosa de sus manos y la experiencia al afrontar el cáncer que afecta a seres que son su propia continuidad anímica.

Por si fuera poco, Daniel Tobar, nos deja el sello de mujeres que dieron todo como Verónica, cuando en plena conciencia del éxtasis social y humano, afirma: “…que su enfermedad entrara en mi cuerpo, que nos invadiera, que se depositara en el vino bebido, en la comida dirigiéndose, porque a su debido tiempo, yo la expulsaría convertida en estiércol, enviándola al vientre de la tierra, la que ya se encargaría de trocarla en inerme y eterno polvo”.

A %d blogueros les gusta esto: