La noche oscura del alma

Marco Aurelio Rodríguez

Todos los escritores han sido influenciados por algo o por alguien y han marcado esa influencia (algunos más, otros demasiado) en su trabajo, sin embargo la narrativa de Marco Aurelio Rodríguez pareciera venir de otro planeta, de un horizonte remoto, lleno de espejismos, reverberante y fantástico.

En la introducción del libro de cuentos La noche oscura del alma, encontramos una frase en la que el autor hace una inmejorable descripción de su obra y quizás de sí mismo: “Los finales no existen. Si hubiese un final perfecto, el relato (o lo que fuere) no sería perfecto.” También menciona el término informático “loop”, o recurrencia, que es una iteración cíclica de una secuencia de eventos que se invocan a sí mismos literalmente hasta el infinito.

La narrativa de M. A. Rodríguez es un revés a la literatura convencional, un escupitajo a la noción frívola, preconcebida o ridícula del escritor que escribe algo como si estuviese siguiendo los pasos de una receta para hacer un pastel.

Se hace difícil referenciar uno a uno los textos que componen el volumen. No esperen mucha realidad en este libro, acá la realidad es apenas un concepto, un convencionalismo burdo que es violado y transgredido. Y no se extrañen de saber que las cosas que acá se narran también pueden ser reales.

Estos relatos, impecablemente bien escritos, delirantes, oníricos, asfixiantes, abstractos, demenciales, incoherentes a veces y cargados de intelectualidad, son un exquisito salto al vacío, una invitación a conocer una vertiginosa y nueva literatura, un estilo que nace con este autor. Un ticket para sumergirnos en los más recónditos pasadizos de la imaginación, una aventura mental que —hay que advertir— no acabará al momento de cerrar el libro. Estos textos son una invitación hacia lo real o, mejor dicho, hacia la idea de lo real.

PABLO VÁSQUEZ DONAIRE

A %d blogueros les gusta esto: