LA REALIDAD SE LLAMA CAROLINA

(A propósito del libro de poemas Carolínicos, de Luciano-Anuarí, Beuvedráis Editores, Santiago de Chile, MMVII)

Marco Aurelio Rodríguez

Portada libro marcoAl buen recaudo de Beuvedráis Editores, Carolínicos es la obra en estado larval y subconsciente de su autor (“Escucho la música / de las puertas del subconsciente”, PRIMERA REVELACIÓN DE LA PROFECÍA), Luciano-Anuarí, poeta que tuve la ocasión de conocer en la persona de Luciano Poblete (Santiago, 1977), tímido eufemismo de otro ser (“la locura es la excusa de mi libertad”). Trataba de halar a Carolina (dos Carolinas, ¡menesteroso!) pero Carolina (Ella no es la misma) se convirtió en la excusa de ser él, que a mediados de 1998 sufre una crisis persecutoria y tuvo que ser internado en un recinto de salud mental. “Desparramarse en el azar / natural de las cosas / que todo sólo venga / como bumerán de torbellino / envuelto en ventisca”. Anuarí nos devuelve a los itinerarios de la realidad que transitaron varios: Artaud desde su vitreaux de l´amour, Lautréamont apabullado de lóbrega niñez, Baudelaire… ¿Pero qué poeta no es enfermo de realidad? EL RITUAL, poema de Luciano, nos conduce a sumideros íntimos, y es sellado con la irrupción azarosa “Mientras Carolina ríe…” que hace recordar al Ernesto Cardenal y su Claudia amatoria y fugaz. TÓMAME es un epítome de Poe y su trascendental Annabel Lee (o de un pudibundo Neruda). DÉBIL FUERZA es transparencia de Huidobro. “Desparramarse en el azar…”.

 ¿Pero qué es la enfermedad? Ya lo dijimos: la realidad inunda el juego. Por eso Carolínicos es desorden que abruma (como el poema ENCIENDE), juego ineficiente (BURLA, CHOCOLATE) que repele la estética de agradable cucharada, atisbo, como el de ALELUYA. Sin embargo esta técnica de la realidad mostrándose a sí misma (subconsciencia) impacta en el poema PIENSA TORCIDO, que devela la mecánica del mundo en los nudos de la locura. En SANGRE FRÍA quedamos atrapados en un paisaje onírico intimista (alcores de locura, viaje denso: “sangre fría que me ahoga”). NARICES ROTAS y VELA ROJA son otro par de poemas bien logrados. En otros, en cambio, queda mucha profecía colgando, mucha reverencia infructuosa, mucha revelación atolondrada (“únete a mi ejército de elegidos / o perece con la mediocridad de tu especie”).

 Dejad que cante “la música / de las puertas del subconsciente”, dejadla florecer en el florero de la mente. Así fue que surgió (desde el sombrero abierto que es la testa del poeta) la “musa coneja saltarina de alegrías” (ROMPE EL NUDO), Carolina de “garras pestañas”: “Arcadavaritamágica es tu boca” (SIN TÍTULO II y REVERENCIA). Carolina es la realidad que le rompe la cabeza al poeta (rompecabezas), niña impoluta a la cual no se debe acosar (¿pero cuántas veces vanas la acosaste en tu poesía?). ¿Y sabes, Carolina marmórea de alma inquieta, cuál es el mejor piropo?: Amarte sin tocarte (SEGUNDA REVELACIÓN). La confesión rotunda: EL VIENTO APLASTA LOS ROSTROS: “si sólo te tocara con un suspiro / dejaría el sucio sexo / para los cerdos”. Pues sucumbió el poeta en plena poesía, soledad cerda de los hombres. Y así fue caos el mundo. Y así nació la felicidad como un escape, sueño de príncipe durmiendo a la intemperie de la realidad fastuosa que se llama Carolina.

 SELECCIÓN DE POEMAS

 PIENSA TORCIDO

 La sección de hoy día fue breve

cables en las venas

cables en la cabeza

querían ver si pensábamos torcido

 risa de lactante                tranquilízate

 los electrodos pasan

los gritos aún quedan

en mi memoria.

 ¿Adónde quieres llegar?

¡Vamos, dilo!

 Si pensábamos torcido

¿a quién le importaba?

Sólo había excitantes en el camino

 salta la pantalla mágica

rompe el envoltorio

bebe con nosotros

 y hundámonos juntos

en el país de la mentira

adonde quieres llegar

ya llegaron otros

 pero los mataron a todos

por pensar torcido…

 SANGRE FRÍA

Los hielos se derriten

lentamente vals

las estrellas que los queman

aman la dulzura

del desmoronamiento

glaciar.

Sangre fría baña el océano

y se esparce con los años

castaños y oscuros

sangre fría que me ahoga

y nos une

mi helado cuerpo solitario

creciendo hacia abajo

escribe un amigo

bailamos ambiguos

nado en sangre fría

sobre mis venas congeladas

los pájaros acuáticos

me escoltan

a mi funeral glaciar

de fría sangre

de océano que ahoga

y congela mis tristes venas

la escolta ríe cual hiena ebria

de un negro brebaje…

2 comentarios

  1. ¿Qué onda luciano te gusta la unión española?

    ví un Luciano en facebook con la camiseta y en la foto erai tú

    no lo creo

    felíz año

  2. Luciano, estamos destinados a destinarnos

    Felíz año nuevo

    hugo

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: